Errores y aciertos en el mantenimiento del referente

Escribir bien requiere manejar con soltura los mecanismos de la cohesión. Debemos asegurarnos, por una parte, de que el texto avanza, de que no hay repeticiones innecesarias y entorpecedoras; y, por otra, de que no se pierde el hilo, el referente.

Lo bueno –y lo malo, al mismo tiempo- es que no hay reglas estrictas para el manejo de esos mecanismos (repeticiones varias, elipsis, empleo de elementos anafóricos…). Las únicas reglas indiscutibles son que quien lee debe saber de qué se está tratando, sin hacer demasiados esfuerzos, y que no hay que repetir innecesariamente. Veremos a continuación varios casos en los que estas reglas se incumplen.

1. Distancia excesiva entre el referente y el elemento anafórico que remite a él

Una forma de evitar la repetición es el empleo de elementos anafóricos (este, él, aquella, su…). Ahora bien, no debe haber demasiada distancia entre ambos elementos si queremos que el lector los relacione sin dificultad, sepa que uno remite al otro. Es lo que sucede en estos dos ejemplos:

dav        01-81-concordancia-y-perdida-referente-copia_24e

En ambos casos quien lee tiene que hacer un esfuerzo, volver atrás para reconocer a qué se refieren uno de ellos y todas ellas. Evitaríamos el problema con una formulación más clara, que incluya una repetición parcial: Uno de los jóvenes y todas las salas.

2. Uso incorrecto de “el mismo” como sustituto anafórico

Mismo es un adjetivo cuyo significado es “idéntico”, “exactamente igual”: Las tres hermanas usaban el mismo coche, Ambos tienen el mismo problema.

Pero hay una notable tendencia a utilizarlo con valor de pronombre sustituto de un sustantivo anterior. Así, es frecuente encontrar frases como la siguiente: Luego tuvo lugar la conferencia y en la misma intervino nuestro invitado.

Podemos utilizar en su lugar un pronombre personal, uno de relativo, un adjetivo posesivo… A veces, incluso, no hace falta ningún sustituto: Luego tuvo lugar la conferencia y en ella intervino nuestro invitado. Otra variante, en este caso, sería la estructura de relativo: …., en la que intervino nuestro invitado.

Veamos varios ejemplos del mal uso de el mismo y las posibles soluciones:

                        a)                                                         b)

06-84         dav

                    c)                                                             d)

04-84-la-misma-bien-y-mal12jun_     dav

En el texto a) sobra el mismo: Una vez identificado el conductor…. En b), también: Un hecho antecedido de un batzarre del pueblo que acordó expulsar a la familia … En este caso, además, la frase resulta confusa, y el lector tiene que releer para reconocer que el referente de el mismo es el pueblo y no una persona. En c) debemos suprimir la misma: …aunque parece que cae en saco roto, porque…. En d) resolvemos el problema con el adjetivo posesivo: …aunque sí pudo apuntar sus datos.

Obsérvese, por otro lado, el uso correcto de la misma y las mismas en c) y en d): …se repite la misma súplica y …según las mismas fuentes.

3. Uso incorrecto de la elipsis

La elipsis es un recurso muy recomendable, que proporciona fluidez al texto, siempre que no haya riesgo de ambigüedad o de incoherencia. Es lo que ocurre en el siguiente texto:

03-81-img_20151230_12095412_12_16

El texto comienza hablando de los agentes, que funciona como el referente, aquello de lo que se trata. Quien lee interpreta que el sujeto del verbo de la coordinada copulativa, intentaron, es el mismo que el del primer verbo, identificaron. Pero enseguida se ve obligado a rectificar su primera interpretación: el autor ha abusado de la elipsis. Una solución mejor habría sido esta: Los agentes identificaron a los autores en la vía pública después de observar en ellos una actitud sospechosa. Cuando estos se percataron de la presencia policial, intentaron ocultarse en el interior de la tienda que regentaba uno de ellos, ...

La reiteración excesiva es muy poco aconsejable cuando el sentido es claro:

dav

La solución es fácil: …1700 gramos de speed, 2100 de marihuana, 550 de hachís, 25 de cocaína, 5 de cristal y diversos elementos utilizados….

4. Sustitutos léxicos poco adecuados

Un recurso indicado para evitar la monotonía es la utilización de sustitutos nominales, que, por otra parte, no tienen por qué ser sinónimos perfectos. Ahora bien, no todo sirve. El lector se ve sorprendido con la utilización de El Cuerpo como sustituto de La Policía Foral en el texto siguiente. En este caso, la repetición sin más habría sido más recomendable:

dav

Disponemos de muchos mecanismos lingüísticos para garantizar el mantenimiento del referente y evitar la repetición innecesaria. Conviene, por otra parte, ser conscientes de que ciertas reformulaciones léxicas pueden estar marcadas subjetivamente. Su uso será acertado siempre que responda a nuestra voluntad comunicativa. Así, podemos referirnos a Fraga Iribarne como el exministro franquista, el fundador de AP, uno de los padres de la Constitución…pero no todas las fórmulas son válidas para cualquier ocasión.

La pasiva refleja: errores y recomendaciones

La estructura de pasiva con “se” o pasiva refleja es muy utilizada en castellano, bastante más que la pasiva perifrástica o pasiva convencional, formada con el auxiliar “ser” y el participio correspondiente.

Así, es más probable encontrar enunciados como Se recibieron muchos regalos” que Fueron recibidos muchos regalos, expresión correcta, pero que cualquier usuario del castellano percibiría como anómala.

Existen, por otra parte, otras construcciones con “se” que facilitan la presencia de errores. Hablamos de las oraciones impersonales con “se” (Se come bien aquí, Se agredió al periodista), de las reflexivas (Ella se hizo la cena) así como de frases con verbos pronominales (Se dedica al teatro, Se fue a las siete).

Errores derivados del cruce entre las estructuras de pasiva refleja y la impersonal con “se”

El error más frecuente es el que consiste en cruzar la estructura de pasiva refleja con la de impersonal con “se”. En ocasiones, podemos elegir entre estas dos posibilidades para comunicar el mismo significado. Veamos un ejemplo:

Cada cuatro años se elige a los concejales
Cada cuatro años se eligen los concejales

La primera es impersonal activa transitiva, también llamada impersonal refleja, con el verbo en singular. La segunda es pasiva refleja, y en ella “los concejales” funciona como sujeto paciente. Ahora bien, la segunda puede resultar ambigua, porque podría interpretarse también como recíproca: los concejales se eligen entre sí; por ello es más recomendable la primera: Cada cuatro años se elige a los concejales.

Lo inadmisible es cruzar ambas estructuras, algo que ocurre con frecuencia y da lugar a expresiones agramaticales como las que se recogen en los textos siguientes:

35-26-se-han-detenido-a-siete-personas_9may-copia

35-se-excluyan-a-los-titulados_12mar

35-se-elegiran-a-todos-sus-cargos_24a

35-114dnav27_10_15-copia

35-109titular_erroneo-en-d_navarra

Lo correcto habría sido:

Se ha detenido a siete personas
Que no se excluya a los titulados en Biología
Se elegirá a todos los cargos de dirección
Se convoca a las partes
Se sobornó a cuatro representantes

 

Las pasivas reflejas con complemento agente

Las oraciones pasivas, especialmente las formadas con ser + participio, pueden contar con complemento agente: Los regalos fueron enviados por sus familiares. Sin embargo, no se recomienda la presencia de este complemento en las pasivas reflejas, por muy extendida que esté esta práctica en los textos de los ámbitos judicial y administrativo (Se solicitaron nuevas pruebas por el fiscal). Esta recomendación figura claramente recogida en el estudio, muy recomendable, llevado a cabo por la “Comisión para la modernización del lenguaje jurídico”, coordinado por Estrella Montolío Durán. En ocasiones, como puede verse en los ejemplos siguientes, la preposición “por” es sustituida por locución “por parte de”:

34-45dequeismopasiva-con-se_23may-copia

34-70-retordico-copia_22may-copia

dav

34-retordico_22may

No podemos decir que el uso de la pasiva sea incorrecto en estos casos. Pero es evidente que la formulación en voz activa, con el sujeto por delante, facilitaría la lectura:

-A pesar de que algunas fuerzas políticas han insistido…
-Distintos miembros de la Comisión presentaron diversas alegaciones
-La persona responsable del establecimiento dio a conocer los hechos
-El representante de la zona pirenaica y de Adecana volvió a solicitar

 

Recomendación final para un lenguaje más llano

Todos los manuales de estilo recomiendan no abusar de las estructuras pasivas. Tanto los libros de estilo de los periódicos como los manuales de lenguaje llano dirigidos a las personas que trabajan en la Administración Pública insisten en lo mismo. La explicación de esta insistencia es fácil: está comprobado que el abuso de estructuras de pasiva es un factor que añade dificultad a los textos. Es decir, aquellos textos en los que se abusa de la pasiva resultan más difíciles de entender para los destinatarios, entre otras razones, porque en ellos se tiende a ocultar el sujeto.

Errores de concordancia

Se dan muchos errores de concordancia que solo son explicables por descuido y falta de revisión. Son errores de concordancia de número, de género o de ambos entre el sujeto y el verbo, entre el complemento directo y su complemento predicativo, así como entre un sustantivo y el adjetivo o un participio, y entre el relativo y su antecedente.

1. Concordancia entre el sujeto y el verbo

dav

El sujeto está en plural (las peñas), luego los verbos refuerza y salva deben ir en plural. Tal vez en este caso la anteposición de los verbos haya confundido al redactor. Este orden también es natural en castellano y no debe modificar la concordancia.

5-25-134dnot16-11-15_concordanciattwiter

Un sujeto plural (cuatro de cada diez personas) exige un verbo en plural. Es interesante observar que la gran distancia entre el sujeto y el verbo ha podido ser decisiva en el error. Algo similar ocurre en el ejemplo siguiente: (Las discrepancias / *ha desembocado):

9-25-concordancia-distgancia-sujeto-verbo_12mar

2. Concordancia entre el complemento directo y su complemento predicativo

No es fácil encontrar errores de concordancia entre el sujeto y el complemento predicativo (Ella recibió contenta su premio), pero no son raros entre el complemento directo y su complemento predicativo:

1-18-115dnav27-10-15

2-18-concordancia12jun_

3-18-dnotic_5-12-15

27-26-img_20151217_17d15

37-26-concordancia_20mar

En los cinco ejemplos se da una coincidencia: el predicativo está antepuesto, es decir, figura antes la palabra o expresión que debe concordar (culpable, sostenible, permitido, ciegos y censadas) que la que condiciona el género o el número (Los acusados, las pensiones, la entrada, trece personas y negocios). Si no hay una relectura cuidadosa, el error permanece.

3. Otros problemas de concordancia

-Secuencia formada por un sustantivo femenino y otro masculino, que exige un adjetivo masculino: las actuaciones y los ejes de acción *relativas.

22-26-concordancia_1mar

-Sustantivo en plural acompañado por dos adjetivos en singular: partidos/ *más completo y vistoso.

16-26-131planasa-concordancia_twiter

-Antecedente femenino seguido de un relativo masculino: nueve viviendas /*en los que… En este caso, como ya se ha visto antes, la distancia anómala entre el antecedente y el relativo ha favorecido el error de concordancia.

dav

-Para terminar, un error cada vez más consolidado, hasta el punto de que suele pasar desapercibido a escritores y correctores. Es el consistente en usar el pronombre personal le, singular, en función de complemento indirecto, en lugar de les, cuando el elemento sustituido es plural: DorándoLE la píldora a nuestroS verdugoS:

30-26-67-los-vocativos-entre-comas_20mar

Ninguno de estos casos debería ofrecer dudas a quienes escriben. Los errores no son resultado del desconocimiento sino del descuido y de la falta de revisión.

A vueltas con el gerundio

El gerundio es una forma verbal muy utilizada en castellano. Sus posibilidades expresivas son muchas, tanto en su variante simple como en la compuesta, en voz activa y en pasiva. Pero en su uso se cometen abundantes errores. Algunos de los más llamativos, curiosamente, gozan de cierto prestigio en determinados ámbitos, como el jurídico-administrativo y el de los medios de comunicación.

1. El gerundio de posterioridad

Estamos ante el error más frecuente. En principio, la acción a la que se refiere el gerundio debe ser anterior a la de la principal: Estudiando mucho, acabó la carrera en tres años, y no *Estudió mucho, acabando la carrera en tres años. También puede expresar una acción simultánea: Se distraía viendo programas deportivos (ambas acciones, distraerse y ver, ocurren al mismo tiempo).

Veamos un par de ejemplos:

posterioridad4

posterioridad

En los dos ejemplos anteriores, el gerundio expresa algo que ocurrió o debería ocurrir después de la acción principal. En el primer texto, sabemos que el conductor perdió el control de su vehículo y luego se salió de la calzada y cayó a un campo. En cuanto al segundo, es obvio que habrá que introducir en los contenedores los excrementos de los perros después de haberlos recogido y envuelto “convenientemente”.

Esta debería ser la redacción correcta:

-El conductor perdió el control de su vehículo, se salió de la vía y, posteriormente, cayó a un campo. O, mejor: El conductor perdió el control de su vehículo, que se salió de la vía y, posteriormente, cayó a un campo.

-El poseedor del animal deberá recoger los excrementos que este deposite y los introducirá, convenientemente envueltos, en los contenedores situados en el Parque.

2. El gerundio que complementa a un sustantivo

En textos de distinto tipo, especialmente en los de carácter administrativo, es fácil encontrar construcciones del tipo Se ha aprobado un decreto regulando…, o Se necesita camarero hablando inglés. Veamos un ejemplo:

sustantivo-de-persona-y-de-cosa
En este caso, la forma aconsejable sería esta:

…ayer se aprobó una declaración QUE RECOGÍA sus planteamientos, pero también fueron visibles varias personan QUE LUCÍAN insignias con los colores republicanos.

No obstante, de acuerdo con la gramática de la RAE, son más tolerables las construcciones de gerundio que dependen de verbos de percepción física (contemplar, distinguir, escuchar…) y de percepción mental o intelectiva (figurarse, imaginarse, recordar…). Según esto, el segundo gerundio, luciendo, es aceptable, del mismo modo que son aceptables y vemos con normalidad expresiones como: Lo vi en el pasillo abrazando a su madre o No me imagino a su hermano rechazando la oferta.

3. La oración de relativo explicativa es a veces una alternativa mejor

En algunos casos el uso del gerundio es especialmente forzado y una oración de relativo explicativa es una solución excelente para evitarlo:

relativa3

…, informó sobre la reorganización de la UCI y los quirófanos de Pediatría, QUE PERMITIRÁ a las y los menores ingresados pasar más tiempo acompañados por sus familiares.

dav

Se ha producido también un incremento en los robos con fuerza en el interior de vehículo, QUE HAN PASADO de 5 a 11 denuncias en relación con 2015…

4. Gerundio que sustituye a estructuras copulativas

Encontramos muchas expresiones con gerundio que resultarían mucho más correctas y claras si se sustituyeran por una oración copulativa.

dav

Una opción mejor:

Se localizó en una explotación ganadera cercana una plantación de 250 plantas de marihuana en crecimiento Y SE PROCEDIÓ a su aprehensión, por lo que…

copulativa

Debido a ello, no nos permitimos estar en nuestra propia vida y realizar nuestros proyectos, Y SE MANIFIESTAN en nosotros la enfermedad, las dificultades económicas…

dav

 

Se acordaba que Madrid abonaría 300.000 euros para dicho centro Y el ejecutivo foral (de UPN) PONDRÍA la misma cantidad.

5. El punto y seguido: otra solución para evitar un gerundio confuso

A veces, la solución consiste en romper con un punto la oración compuesta  y sustituir el gerundio por un verbo en forma personal. Veamos un par de ejemplos:

independiente-3

…del polígono 22 de Arruitz (Larraun). Dicho anuncio FUE PUBLICADO en el Boletín Oficial de Navarra nº 55 de 21 de marzo de 2016 y ESTUVO SOMETIDO a un periodo de información pública durante veinte días hábiles,…

dav

 

…y traumatismo en nariz por herida incisa”. El herido FUE TRASLADADO al Hospital de Estella y derivado posteriormente al Hospital Virgen del Camino de Pamplona…

Esta solución aporta dos ventajas: el texto es más correcto y resulta más legible, puesto que fragmenta una oración especialmente larga y de difícil lectura.

El gerundio es una forma verbal que da mucho juego en castellano, pero es recomendable no abusar de él y, en caso de dudas, optar por una solución más fiable.

Mi actividad en Twitter (2). Cuando los enunciados resultan incoherentes

La coherencia es uno de los requisitos de un texto aceptable. Un escrito puede no ser coherente por  muy diversos motivos. Entre otros, porque choca con la realidad indiscutible (“Lo hizo en el décimo día de la semana”) o porque es contradictorio (como el caso de aquel novelista despistado que resucita a un personaje al que había matado dos capítulos antes).

También percibimos incoherencia en aquellos casos en los que falta información relevante, aparecen repeticiones injustificadas o el texto está estructurado de tal modo que para el lector es imposible acceder a una comprensión global.

La coherencia, por otra parte, no es cuestión de todo o nada. Es difícil encontrar en la prensa un texto absolutamente incoherente; sin embargo, es frecuente dar con enunciados parcialmente incoherentes, esos que nos obligan a una segunda o tercera lectura para adivinar lo que el autor quiso decir pero que el texto no dice.

Veamos algunos ejemplos:

1

La primera impresión de quien lee es que en el Ayuntamiento de Pamplona se celebró un pleno monográfico sobre la corrupción. La frase está construida correctamente, pero invita a entender algo que realmente no sucedió. Solo con la lectura del cuerpo de la noticia comprendemos plenamente la información: no hubo un pleno monográfico sino un pleno ordinario en el que, entre otros temas, se habló sobre la corrupción. Un titular más claro habría sido: “Propuesta contra la corrupción en el pleno”.

 

2

Una caso extremo de sinsentido que, en el caso de una emergencia,  produciría desconcierto entre los usuarios del centro de salud en el que está tomada la fotografía. Nada puede ser al mismo tiempo una cosa y su contraria.

3

El titular no puede ser más claro. Ni más incoherente. Lo que en él se afirma choca con el conocimiento de la realidad que tiene cualquier persona que lea el periódico. La lectura del cuerpo de la noticia aclara la cuestión, pero, salvo que el redactor tuviera vocación de bromista, el texto  no puede ser más desafortunado.

 

4

Quien ha redactado este texto dice exactamente lo contrario de lo que pretendía: que el cantautor ha reclamado con sus canciones  “la falta de libertad”. El autor y los lectores sabemos que Paco Ibáñez, como otros cantautores, “reclamaba”, “exigía” derechos básicos, como la “libertad”. Quizá con añadir una preposición habría sido suficiente: “para reclamar POR la falta de libertades”.

 

5

Es evidente que los coches no crecen. Lo que crece o aumenta es el número. Un despiste que da como resultado una frase llamativa. Al eliminar la palabra “número” o “cantidad”, la concordancia ha quedado establecida entre “coches” y “crecen”, con lo cual el resultado es muy llamativo.

 

6

De nuevo nos encontramos ante un enunciado fracasado: dice exactamente lo contrario de lo que pretendía decir. Es verdad que cuando se diseña un cartel no es posible desarrollar plenamente las ideas. Por eso hace falta un mayor esfuerzo para que el resultado sea claro e impactante. De no hacerlo así, podemos estar invitando a hacer algo “en favor de la epilepsia”.

 

Estoy seguro de que, en todos los casos comentados, el redactor o la redactora sabía perfectamente lo que quería decir y tiene la competencia suficiente como para no cometer estos errores. Es un problema de revisión. Si no le damos la importancia que tiene al último paso del proceso de escritura, la revisión,  es  fácil cometer errores graves, entre otros de coherencia.

Mi actividad en twitter (1). La distancia entre el antecedente y el relativo

Tengo la costumbre de publicar un  tuit cada día  en mi cuenta de twitter @briasero, normalmente a primera hora de la mañana.  Casi siempre trata sobre errores lingüísticos o cuestiones de estilo, a partir de textos tomados de los medios de comunicación, principalmente de periódicos, pero también de la radio y de la televisión.

La actividad me gusta. Me obliga a esforzarme en dos momentos distintos: primero en la lectura o en la escucha; luego, en la redacción del tuit. Creo que, en general, mis seguidores captan perfectamente lo que quiero decir. Pero muchas veces se me quedan en el tintero las ganas de razonar, de explicarme con más detalle. Debe de ser manía de profesor.

Por ello, y porque alguien me lo sugirió hace tiempo, me propongo recoger mis tuits en sucesivas entradas de este blog. No lo haré en orden cronológico sino que los iré agrupando con criterio lingüístico: puntuación, léxico, sintaxis, estilo…

Empiezo con una cuestión sintáctica: los problemas que encuentra el lector cuando el antecedente y el pronombre de relativo están distanciados.

1.

 

No hay una regla que marque estrictamente la distancia entre el antecedente y el pronombre de relativo. Pero existe una regla no escrita que nos pide que el relativo vaya inmediatamente después del antecedente. Si no es posible, conviene que esté muy cerca, para evitar la confusión, para evitar que el lector se vea obligado a releer para identificar el referente del pronombre. En una primera lectura, no sabemos si el “que” se refiere a “acuerdo” o a “las sociedades de garantía recíproca”. Por eso es más clara la solución que se propone en el tuit.

 

2.

La cita entrecomillada deja bastante que desear. Centrándonos en el relativo y su antecedente, vemos que también en este caso hay una distancia excesiva entre “sistema heteropatriarcal” y “el cual”.

Una solución podría ser modificar la redacción de este modo: “…y cómo este afecta a las relaciones cotidianas, en especial en las relaciones festivas”.

 

3.

Como se aprecia en la sugerencia del tuit, había una forma fácil de evitar la distancia excesiva entre antecedente y relativo. Otra solución habría sido esta: “En 5 años, 72 personas han participado en los talleres; 28 de ellas han accedido a un trabajo”.

Siempre hay una solución si se está dispuesto a repensar la frase y aprovechar los recursos que nos ofrece el idioma.

EL DEQUEÍSMO

El “dequeísmo” es una incorrección lingüística. Se da en los casos en que aparece la secuencia de palabras de + que (de ahí la palabra “dequeísmo”) en lugar de que cuando no la requieren el verbo, el sustantivo o el adjetivo anterior. Este es el error que aparece en los siguientes ejemplos: Me pidió de que le dejara el coche, Es posible de que no venga mañana, o Mi deseo era de que no se enteraran de lo sucedido.

La supresión indebida de la preposición de ante la partícula que da lugar a la incorrección llamada “queísmo”: Tengo la seguridad que no vendrá hoy. El queísmo es con frecuencia el resultado erróneo de la preocupación por evitar el dequeísmo.

¿Por qué se da el dequeísmo?
Este fenómeno es más habitual en la lengua oral que en la escrita y está más extendido en ciertas áreas de Hispanoamérica y de España que en otras. No hay una explicación única, pero sin duda influyen las particularidades del régimen verbal del castellano y la existencia de cruces entre modos de expresión correctos, que dan lugar a expresiones inaceptables. Veamos algunos ejemplos:

-Son correctas las frases Está seguro de que vendrá, Es seguro que vendrá y Estoy seguro de que vendrá. Pero es incorrecta Es seguro de que vendrá, resultado del cruce de las dos primeras.

Son correctas Me aseguró que lo comprará, Me aseguré de que lo comprará y Asegúrate de que lo comprará. Pero es incorrecta Me aseguró de que lo comprará.

Es correcta Mi intención era que todo saliera bien, (sin de) pero debemos decir Tenía la intención de que todo saliera bien. Y es incorrecta Mi intención era de que todo saliera bien.

Debemos usar “QUE” y no la secuencia “DE + QUE” en los siguientes casos:

-Pienso que       -Deseo que        -Sospecho que
-Espero que       -Afirmo que      -Comento que
-Opino que        -Espero que       -Sugiero que
-Insinúo que     -Necesito que    -Digo que
-Quiero que      -Prefiero que      -Aseguro que
-Pretendo que…

-Conviene que      -Me conviene que    -Me entristece que
-Me interesa que  -Me duele que          -Me gusta que

-Es posible que       -Es necesario que    -Es urgente que
-Mi interés es que  -Mi deseo es que      -Mi preferencia es que

Podríamos decir que hay algunas constantes: los verbos tienden a regir subordinadas sustantivas con que (quiero que, espero que, deseo que, es probable que…), mientras que los sustantivos rigen complementos con de que (el deseo de que, la esperanza de que, la información de que…). Sin embargo, hay verbos que exigen de que (hablar de que, tratar de que…).

Por otra parte, el comportamiento peculiar de los verbos pronominales (me acuerdo de que, me preocupo de que, me enteré de que, me río de que, me avergüenzo de que, me arrepiento de que…), así como la existencia de una larga lista de verbos que admiten las dos posibilidades, impiden la formulación de una regla. Es más útil conocer cada caso y, ante la duda, consultar fuentes fiables, como el DPD.

Cuando las dos formas son correctas
El problema para el usuario se complica porque en unos cuantos casos las dos formas (que y de+que) son correctas. No obstante, una de las dos tiene más prestigio que la otra. Colocamos a la izquierda la expresión recomendable:

-Informar de que                    /-Informar que (Más habitual en América)
-Avisar de que                         /-Avisar que
-Dudar de que                        /-dudar que
-Darse cuenta de que           /-Darse cuenta que
-Tomar conciencia de que  /-Tomar conciencia que
-Dar la impresión de que   /-Dar la impresión que
-Tener la seguridad de que/-Tener la seguridad que
-Caber duda de que             /-Caber duda que
-Estar seguro de que           /-Estar seguro que
-Estar convencido de que  /- Estar convencido que
-Ser consciente de que       /-Ser consciente que
-Cuidar de que                     /- Cuidar que

Hay varios verbos cuyo significado cambia notablemente según si se construyen con de o con de+que:

-Advertir de que        /-Advertir que
-Presumir de que      /-Presumir que
-Responder de que   /-Responder que

Por otro lado, existe dequeísmo en algunas expresiones fijas: debemos decir a menos que, y no a menos de que, a no ser que, y no a no ser que. Y tampoco en este caso es posible formular una regla, puesto que existen expresiones fijas con de+que, como a pesar de que, en vista de que y otras similares.

También hablaremos de dequeísmo en aquellos casos en los que se emplea la preposición de en lugar de otras, en expresiones como Insistió de que le enviara el borrador, en lugar de Insistió en que le enviara el borrador.

Se suele recomendar la prueba de convertir la frase en interrogativa, como un modo sencillo para saber si hemos de utilizar de o de+que. Si la pregunta debe ir encabezada por la preposición de, esta también debe estar al comienzo de la frase enunciativa:

Han comentado que hay muchos problemas ¿Qué han comentado? En la pregunta no figura de, luego es incorrecto decir Han comentado de que hay muchos problemas.

Han hablado de que hay muchos problemas ¿De qué han hablado? En la pregunta figura de, luego es incorrecto decir Han hablado que hay muchos problemas.

Errores en el uso de las preposiciones (y 3)

En las dos entradas anteriores, abordé los usos erróneos de una preposición en lugar de otra. En la primera, me centré en los referidos a la preposición a; en la segunda,  traté sobre el mismo problema con el resto de las preposiciones.

En esta entrada, sigo hablando sobre errores de distinto tipo en el uso –o abuso- de las preposiciones. Entre otros, me refiero a la presencia de una preposición innecesaria, a expresiones en las que falta una preposición obligatoria y a errores en la redacción de estructuras comparativas.

 

En algunas ocasiones, el error consiste en poner una preposición donde no debería haber nada. Veamos, en primer lugar, varios verbos transitivos cuyo complemento directo se convierte erróneamente en circunstancial con una preposición.

1. Eso conlleva a protestas de muchos clientes
Eso conlleva protestas de muchos clientes (o lleva a protestas…)

La explicación de la tendencia a usar conllevar + a es el cruce entre conllevar y llevar a, que sí es correcto. Tienen significados próximos pero con diferentes matices. El primero es sinónimo de implicar,  mientras que el segundo significa conducir a. Como en muchos casos podemos utilizar uno u otro, el cruce y el error son perfectamente explicables.

2. Las temperaturas no van a sobrepasar de los 20 grados
Las temperaturas no van a sobrepasar los 20 grados

En este caso, sucede lo mismo que en el anterior: se cruzan los usos de sobrepasar, que rige complemento directo, y pasar de.

3. En EE.UU. hemos visto tormentas que son capaces de arrollar con casi todo (Tele 5, noticias del mediodía, 28-04-2015)
En EE.UU. hemos visto tormentas que son capaces de arrollar casi todo

4. No van a escatimar en esfuerzos
No van a escatimar esfuerzos

5. El Ayuntamiento ha adoptado esta medida para atender a quejas vecinales
El Ayuntamiento ha adoptado esta medida para atender quejas vecinales

6. Aquel año, la economía española creció en un 2,5 %
Aquel año, la economía española creció un 2,5 %

Crecer no es verbo transitivo. Pero el complemento circunstancial un 2,5 % se construye sin preposición.

7. Hay varias expresiones latinas que aparecen frecuentemente con una preposición incorrectamente añadida. Si utilizamos una expresión latina hemos de hacerlo bien; si no, es mejor prescindir de ella. Se debe decir grosso modo, no *a grosso modomotu proprio, no *de motu propio; y corpore insepulto, no *de corpore insepulto.

La preposición a nos sirve, entre otras funciones, para expresar la noción de dirección (de norte a sur, de derecha a izquierda). Sin embargo, debemos suprimirla cuando aparece ante un adverbio que comienza por a:

8. De atrás adelante (y no *de atrás a adelante)
9. De adentro afuera (y no *de dentro a afuera)
10. De arriba abajo ( y no *de arriba a abajo)

11. En un principio, la idea era de facilitar la participación de todo el vecindario
En un principio, la idea era facilitar la participación de todo el vecindario

De nuevo el cruce de dos estructuras sintácticas en la mente de quienes hablan o escriben está en el origen del error. Existe la posibilidad de decir Tenía la idea de facilitar y Mi idea era facilitar. Del cruce de ambas resulta el error: *Mi idea era de facilitar.

12. Hemos visto de lo que es capaz de hacer el terrorismo yihadista (Mariano Rajoy en noticias de tv5, 22-07-15)
Hemos visto lo que es capaz de hacer el terrorismo yihadista

Volvemos a encontrarnos con el resultado de un cruce que genera una frase errónea. Son aceptables Hemos visto lo que es capaz de hacer, Hemos visto qué es capaz de hacer y Hemos visto de qué es capaz el terrorismo yihadista. Pero no es correcta la expresión *Hemos visto de lo que es capaz de hacer.

13. Parece que el anticiclón se va a quedar con nosotros en los próximos días
Parece que el anticiclón se va a quedar con nosotros los próximos días

Hay, por otra parte, errores consistentes en la ausencia de una preposición cuando es obligatoria. A veces, como en 14), ocurre por partida doble:

14. Lo que yo me refería es que no tenemos un buen plan
A lo que yo me refería es a que no tenemos un buen plan

15. El hijo mayor se quedó toda la herencia
El hijo mayor se quedó con toda la herencia

En el uso coloquial se admite quedarse como transitivo, especialmente cuando el complemento directo es un pronombre personal: Quédatela, tan frecuente o más que Quédate con ella.

16. No fuimos informados dónde teníamos que examinarnos
No fuimos informados de dónde teníamos que examinarnos

El régimen de los verbos es un misterio que tenemos que aceptar. De este modo, debemos decir Nos informaron de dónde…, pero Nos comunicaron dónde… (sin de).

 

–Las frases comparativas exigen con frecuencia la utilización de preposiciones y otras partículas. No es fácil establecer una regla clara, y por ello se dan numerosos errores. Veamos algunos de ellos:

17. La convocatoria ha tenido más éxito que lo que se esperaba
La convocatoria ha tenido más éxito de lo que se esperaba

18. Los resultados son mejores a los del año pasado
Los resultados son mejores que los del año pasado

19. No es lo mismo aprobar los presupuestos este mes a aprobarlos el que viene
No es lo mismo aprobar los presupuestos este mes que aprobarlos el que viene

20. La nota media es inferior que la que se calculó en un principio.
La nota media es inferior a la que se calculó en un principio

21. La duración de la enfermedad fue mayor de lo esperado
La duración de la enfermedad fue mayor que lo esperado

22. Prefería el cargo de ministro que el de presidente
Prefería el cargo de ministro al de presidente

Otro error consiste en la utilización de adverbios como si se tratara de preposiciones o en la creación de extrañas locuciones preposicionales formadas por un adverbio más una preposición:

23. Previamente a la reunión de la comisión, el secretario debe convocar a los miembros
Antes de la reunión de la comisión, el secretario debe convocar a los miembros

24. Participó en el campeonato conjuntamente con su hermano
Participó en el campeonato junto a su hermano

25. Se escondió adentro del armario
Se escondió dentro del armario

26. Todas las aportaciones han quedado afuera de la resolución
Todas las aportaciones han quedado fuera de la resolución

No es raro, por otra parte, encontrar frases sorprendentes porque se emplea una preposición que se aplica a dos palabras o grupos de palabras que requieren un régimen preposicional distinto:

27. En público no comenta ni habla de sus problemas
En público no comenta sus problemas ni habla de ellos

Para terminar, anoto dos ejemplos de frases ambiguas, en buena medida por la preposición utilizada:

28. Les contamos las novedades en cinco minutos (¿dentro de o se trata del tiempo que nos cuesta hacerlo?). Puede leerse el artículo de Álex Grijelmo Te llamo en una hora.

29. El principal tema de conversación era el asesinato del alcalde

La ambigüedad dificulta la comprensión. Si somos conscientes de que existe, debemos adoptar la solución que nos parezca más adecuada. En ocasiones, la clave está en una preposición.

Bibliografía:
PAREDES GARCÍA, Florentino, ALVARO, S., PAREDES ZURDO, L. y NÚÑEZ, Zaida: El libro del español correcto. Claves para hablar y escribir bien en español. Espasa-Instituto Cervantes, Barcelona, 2012.

PAREDES GARCÍA, Florentino, ALVARO, Salvador, PAREDES ZURDO, Luna: Las 500 dudas más frecuentes del español, Espasa Libros, S.L.U.-Instituto Cervantes, Barcelona, 2013.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: El buen uso del español. Espasa Libros, S.L.U., Barcelona, 2013.

– REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: Nueva gramática de la lengua española, Espasa Libros, S.L.U., Madrid, 2010.

Errores en el uso de las preposiciones (2)

En una entrada anterior, comenté los usos erróneos de la preposición a. Ahora me centraré en los errores en el uso de otras preposiciones y completaré así el primer apartado al que hacía referencia entonces: “Uso de una preposición en lugar de otra”.

En entradas posteriores, comentaré otros supuestos: presencia de una preposición innecesaria, ausencia de una preposición imprescindible y el uso como preposiciones de palabras o expresiones que no lo son. Trataré también algunos casos de desplazamiento o colocación defectuosa de preposiciones y algunos usos que generan ambigüedad.

Debe quedar claro que, cuando hablo de preposiciones, me refiero tanto a las consideradas tradicionalmente como tales (a las que hay que añadir versus, vía, durante y mediante) como a las locuciones preposicionales.

Veamos los ejemplos (precedidos de un asterisco), junto a la frase con la preposición correcta:

1. *La comisión permanente se reunirá de nuevo en diez días.
La comisión permanente se reunirá de nuevo DENTRO DE diez días.

La preposición dentro de es mucho más clara. Hay, por otro lado, un uso coloquial en el que aparece la preposición en, poco frecuente en la actualidad, que me parece muy atractivo: Nos vemos de hoy en ocho días.

2. *Les hablo desde el convencimiento de que todos están a salvo
Les hablo CON el convencimiento de que todos están a salvo

Esta es una de las anomalías de moda, que amenaza con quedarse. No hay una explicación razonable, salvo, quizá, la necesidad que tienen los redactores de discursos de ser originales para repetir los contenidos de siempre. Véase sobre esta cuestión otra entrada en este mismo blog.

3. *En la zona, el número de los afectados de hepatitis aumenta cada día
En la zona, el número de los afectados POR hepatitis aumenta cada día

4. *La ciudad se encuentra bajo el radio de acción de una fuga radiactiva
La ciudad se encuentra EN el radio de acción de una fuga radiactiva

5. *Bajo mi punto de vista, ese problema no es relevante
DESDE mi punto de vista, ese problema no es relevante

Este uso y el anterior de la preposición bajo están muy extendidos. Suenen incluso pretenciosos, pero son claramente incorrectos: se está en el radio de acción y no bajo el radio de acción y se ve o se juzga desde un punto de vista, no bajo un punto de vista.

6. *Acusado por varios delitos fiscales
Acusado DE varios delitos fiscales

7. *El problema solo fue discutido a nivel de empleados
El problema solo fue discutido POR / ENTRE los empleados

8. *No fue elegido en base a sus méritos sino a su influencia
No fue elegido POR sus méritos sino por su influencia

En base a y a nivel de están muy extendidos. Tal vez la academia acabe dándolos por buenos, dado su uso habitual en contextos formales. En realidad son innecesarios.

9. *Tienen un partido muy difícil ante el Estudiantes
Tienen un partido muy difícil CONTRA el Estudiantes

10. *Su actitud hacia los estudiantes dejaba mucho que desear
Su actitud ANTE/ CONPARA CON los estudiantes dejaba mucho que desear

11. *Debemos pensar bien nuestro mensaje de cara a las próximas elecciones
Debemos pensar bien nuestro mensaje ANTE las próximas elecciones

12. *El conflicto terminó con la expulsión del jugador
El conflicto terminó EN la expulsión del jugador

13. *Nadie mostró semejante amor hacia sus semejantes
Nadie mostró semejante amor A sus semejantes

14. *El árbitro señaló una falta de Lucas sobre Joaquín
El árbitro señaló una falta de Lucas CONTRA Joaquín

Los encuentros se juegan contra, no ante el otro equipo; las faltas se cometen también contra, no sobre los jugadores.

15. *Hubo varios heridos tras la pelea
Hubo varios heridos EN la pelea

Es evidente que los heridos se producen en el desarrollo (en) de la pelea y no después de / tras la pelea.

16. *Rogelio Gómez ha cesado del cargo de gerente de la empresa
Rogelio Gómez ha cesado EN el cargo de gerente de la empresa

Diremos Cesar del cargo cuando es otro el que toma la decisión: El consejo cesó de su cargo al director. En este caso, puede emplearse igual que destituir: El consejo destituyó al director. Pero, si es el propio director el que renuncia, diremos El director ha cesado en su cargo o El director ha dimitido.  Aclaremos que  la Academia acepta cesar como verbo transitivo desde hace muy poco tiempo.

17. *Hizo bien de decir los inconvenientes de la propuesta
Hizo bien EN decir los inconvenientes de la propuesta

18. *Su socio era adicto del trabajo
Su socio era adicto AL trabajo

19. *Tenía la opción de uno de los primeros premios
Tenía la opción A uno de los primeros premios

20. *Tienes que acertar veinte preguntas sobre treinta
Tienes que acertar veinte preguntas DE treinta

21. *Ganaron el partido de quince puntos
Ganaron el partido POR quince puntos

Los periodistas deportivos se empeñaron hace años en expresar de este modo las ventajas, especialmente al hablar de deportes como el baloncesto o el balonmano. Quizá se produjo un cruce entre La ventaja fue de quince puntos y Ganaron por quince puntos, con el resultado incorrecto (al menos de momento) de *Ganaron de quince puntos.

Bibliografía

PAREDES GARCÍA, Florentino, ALVARO, S., PAREDES ZURDO, L. y NÚÑEZ, Zaida: El libro del español correcto. Claves para hablar y escribir bien en español. Espasa-Instituto Cervantes, Barcelona, 2012.

PAREDES GARCÍA, Florentino, ALVARO, Salvador, PAREDES ZURDO, Luna: Las 500 dudas más frecuentes del español, Espasa Libros, S.L.U.-Instituto Cervantes, Barcelona, 2013.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: El buen uso del español. Espasa Libros, S.L.U., Barcelona, 2013.

– REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA: Nueva gramática de la lengua española, Espasa Libros, S.L.U., Madrid, 2010.

-http://www.fundeu.es/

Redactar bien los avisos

El aviso es uno de los textos más habituales en nuestra vida en sociedad. Son muy frecuentes en el ámbito laboral y en las comunidades de vecinos.

Es muy comprensible que en un aviso se escape algún error. Domina la preocupación por el formato y por el contenido pero suele haber errores lingüísticos, pues no siempre la persona responsable es del todo competente en el manejo de la lengua.

Cuando esto sucede, es recomendable pedir ayuda para que el texto resulte claro y correctamente escrito. Y es obligado si se trata de una empresa que trabaja para una gran compañía como Gas Natural Fenosa. Todo menos colocar en un tablón de anuncios un aviso plagado de errores como el siguiente:

124Fenosa - copia

En un texto tan corto encontramos gran cantidad y variedad de errores. Veámoslos:

-“De ante mano”: error ortográfico poco habitual: debe escribirse “De antemano”.

-“Agradecerles su colaboración”, “comentarles que el lunes…”: grave error sintáctico consistente en utilizar el infinitivo como verbo principal. En estos casos, el infinitivo debe ir precedido de un verbo en forma personal: “queremos”, “deseamos”. (Sobre esta cuestión, puede leerse: .https://estilollano.wordpress.com/2015/08/10/decir-que-ya-ha-pasado-al-lenguaje-escrito-triunfara/)

-“Para realizar la línea exterior”: verbo muy poco preciso. En este caso, el verbo adecuado es “instalar”.

-“… el Lunes día 9 de Noviembre”: error ortográfico: en castellano, los días de la semana y los meses se escriben con minúscula.

-“…el Lunes día 9 de Noviembre a las 9:30 se comenzará con…”. Error de puntuación: mejor con un par de comas, una tras cada complemento: “…el lunes día 9 de noviembre, a las 9:30, se comenzará…”

-“Se comenzará con las obras“: no hay error gramatical, pero es recomendable evitar la forma impersonal: “comenzarán las obras” o, mejor aún, “comenzaremos con las obras”.

-“Dado la buena acogida por parte de ustedes con la oferta“. Vayamos por partes:

a) “Dado la buena acogida”: error gramatical claro. “Acogida” es femenino, luego el participio debe ser femenino: “dada”. Tal vez se ha producido un cruce en la mente del redactor con la posible expresión “Dado que la acogida ha sido buena…”.

b) “Dado la buena acogida por parte de ustedes“: construcción confusa. Parece que “por parte de ustedes” se presenta como si fuera el complemento agente, lo cual sería posible con un verbo en pasiva o un participio. Pero en este caso depende de “acogida”, que es un sustantivo. Así pues, sería más correcto decir “Dada su buena acogida de…”

c) “Dado la buena acogida por parte de ustedes con la oferta“: Error en el uso de la preposición “con”. No es “acogida con la oferta” sino “acogida de la oferta”.

-“Para la gente que…planteó“: cinco errores en el uso de la tilde: La conjunción “o” nunca lleva tilde; “enteró”, “tenía” y “planteó” deben llevar tilde. Mejor que “gente”: “quienes” o “los vecinos”…

-El segundo párrafo, que es una sola oración, consta de 45 palabras, lo cual aumenta la dificultad de lectura.

-“Reabre la oferta“, “se enteró de la oferta“: una repetición estilísticamente desafortunada.

-“El periodo que Gas Natural pone“: mejor otro verbo: “establece”, “marca”…

-…Para poder inscribirse”: sobra el verbo “poder”, que no aporta nada.

-“… inscribirse a la oferta”: uno no “se inscribe a una oferta”, sino que “se acoge a una oferta”.

-“Teléfonos donde poder contactar”: también sobra “poder”. Por otra parte, emplea el plural (“teléfonos”) y luego solo menciona uno.

Una reflexión sobre el orden: En un texto como este, colocado en un lugar incómodo y cuya finalidad clara es captar nuevos clientes, es recomendable colocar la información más relevante al principio. Así, dado que lo novedoso es la ampliación del plazo para acogerse a la oferta de Gas Natural, esta es la información que debería figurar al comienzo del texto.

-Para terminar, también convendría retocar el título. Tal como está, parece que es la comunidad de vecinos la responsable del aviso, cuando, en realidad, es la destinataria de la información.

He aquí una propuesta de redacción, en la que se tienen en cuenta las observaciones anteriores:IMG_20151201_175401